Realizar trabajo humano en el metaverso

Es posible que todos trabajemos en el metaverso en el futuro, ¿pero qué significa esto para nuestra humanidad? Nuestra redactora invitada Duena Blomstrum nos da una perspectiva al respecto.

EL FUTURO DEL TRABAJO | 8 MINUTOS DE LECTURA
Human work in the megtaverse
Duena Blomstrum
Fundadora y directora ejecutiva de PeopleNotTech

En el lugar de trabajo, no existe una persona que no se encuentre al menos secretamente emocionada por las posibilidades que promete el metaverso en el futuro del trabajo, particularmente cuando se refiere a su aplicación para los sectores del conocimiento y la tecnología.

Las proyecciones y los informes preliminares parecen sugerir que la democratización del acceso a la VR y AR tendrá un efecto significativo en nuestra productividad general, lo cual sin dudas aumentará el compromiso y contribuirá a la consolidación de la marca entre los empleados. Así y todo, si nos detenemos más allá de la euforia, ¿qué cambiará de manera tan drástica que hoy no podamos lograr mediante una llamada por conferencia?

En algunos casos, la respuesta será "Nada". Si una videoconferencia alcanza (o incluso sobra), entonces deberíamos quedarnos con aquellos recursos que funcionan. Después de todo, lo último que debería representar el metaverso es un lugar con reglas inflexibles y horas de presencia fijas.

Por este motivo, echemos un vistazo a algunos aspectos que considero posibilidades inmediatas para revolucionar lo que hoy entendemos por trabajo, las cuales se articularán en el metaverso.

Hablemos sobre el futuro del trabajo

Estamos trabajando para responder algunas de las preguntas más importantes sobre el trabajo en el metaverso. Echa un vistazo.

Dos formas en que el metaverso podría volver el trabajo más humano

Dos formas en que el metaverso podría volver el trabajo más humano

Recordemos que la ventaja principal del metaverso es su capacidad para alcanzar una inmersión completa. Hoy quizás resulte muy básica, pero, con el tiempo, se volverá cada vez más integral. Dicha capacidad marcará una diferencia en aquello que los humanos aceptarán para el uso cotidiano. Sin embargo, ¿este tipo de inmersión extrema será deseable para otras actividades más allá de los videojuegos? ¿Reunirse con amigos? ¿Ir al aula? ¿Viajar? ¿Trabajar?

Desde luego, comprenderá todo lo anterior, pero de distintas formas.

Existen dos actividades específicas que esperamos ver revolucionadas a causa del potencial para la inmersión y nuestra capacidad para desarrollarlas: el aprendizaje y la colaboración.

Sin dudas, la VR y AR revolucionarán el aprendizaje, ya que todos pueden ver la utilidad del contexto visual para las actividades intelectuales. De hecho, los resultados ya están a la vista. Los documentales, como los de David Attenborough en Oculus, son mucho más que un medio de entretenimiento, convierten el aprendizaje una experiencia cualitativamente distinta de formas que ni siquiera los prestigiosos doctorados pueden ofrecer. Imagínate cómo será la sensación una vez que incorpore todos nuestros sentidos y se sienta como si estuviéramos debajo del océano.

Sin embargo, cuando se trata de colaborar, ¿existe una gran diferencia para los trabajadores de oficina entre una llamada de WhatsApp, un pizarra de Miro o el metaverso? Desde luego, existen pizarras y entornos agradables a la vista fuera de las ventanas digitales de la sala de conferencias en el metaverso. Además, a muchas personas les encantó la experiencia en Horizon Workrooms. A pesar de todo esto, ¿qué tan mejor resulta en comparación a otras alternativas online? ¿Vale la pena?

La humanidad en el metaverso

La humanidad en el metaverso

¿Podemos lograr que estas herramientas interactúen con una capa de la humanidad? ¿Permitirán que otras personas obtengan más información sobre cómo aumentar su EQ en VR? ¿Crearán una sensación real de presencia aún cuando las personas no se encuentren en la misma sala?

Por ejemplo, pensemos en las expresiones faciales. Estamos muy lejos de poder crear avatares superrealistas y replicar nuestras expresiones faciales y gestos del cuerpo reales (aunque estamos cada vez más cerca). Estas señales no verbales son esenciales para la experiencia de comunicación humana. Sin embargo, debe haber otras maneras en que podamos utilizar la naturaleza sin fronteras del metaverso para lograr este objetivo.

Después de todo, el problema de enviar y expresar emociones no es exclusivo del metaverso. En una llamada telefónica, tampoco puedes ver el rostro de la otra persona. Incluso en una videollamada, no siempre resulta fácil interpretar las señales verbales. Por este motivo, si decidimos aceptar alejarnos del mundo físico y sumergirnos en el mundo virtual, posiblemente necesitemos ver réplicas exactas de nuestros gestos o expresiones en nuestro avatar.

“Si consiguiéramos implementar este aspecto de forma correcta y pudiéramos construir alrededor de este, el metaverso podría ser el lugar ideal para formar equipos.”

¿Cuál es la oportunidad real? Alejarnos de la necesidad de la presencia física como principio rector. Comprender que un espacio virtual útil y práctico permite conectar a las personas, independientemente de dónde se encuentren y lo que estén haciendo. Captará incluso a aquellas personas que consideran que la presencia en un espacio físico es esencial para la experiencia humana. Si se articula de forma correcta, el metaverso podría transmitir seguridad a las personas indecisas de que no es un problema no estar reunidos en una sala real. Es más, en estas condiciones, se puede dar lo mejor uno en el trabajo.

¿Otra gran oportunidad? Poder analizar y evaluar nuevamente la necesidad de las jerarquías. Dado que el trabajo se dirige hacia un entorno completamente distinto, ¿acaso no llegó la hora de deshacerse de viejas estructuras, como el mando y el control, que limitan nuestra capacidad para imaginar nuevos futuros laborales? Si en el futuro nos reuniremos como avatares, ¿todavía tenemos que mantener las mismas reverencias, expresiones, gestos e incluso miedos y temores que teníamos cuando debíamos adherir a la autoridad? En el metaverso, los equipos bien podrían ser horizontales (e infinitamente más útiles).

A pesar de lo anterior, si bien es posible que muchas cosas cambien en el caso de que el metaverso se convierta en la oficina del futuro, algunas otras permanecerán intactas.

Reducir la deuda humana en el metaverso

Reducir la deuda humana en el metaverso

Por ejemplo, la necesidad de reducir nuestra deuda humana (HumanDebt™). Aquellos programas, intenciones, iniciativas y nuevos cambios que las organizaciones implementaron para mejorar la vida de los empleados no resultaron exitosos o se encuentran incompletos, por lo cual han empeorado la vida de los empleados.

Sin embargo, existe un tema aún más importante: la necesidad de tener una dinámica de equipo saludable con la seguridad psicológica como pieza central llegó para quedarse. En todo caso, en el metaverso, necesitaremos aún más vulnerabilidad, honestidad y absoluta confianza mutua, puesto que nuestra nueva forma de trabajo exigirá un mayor diálogo y más profundo.

La oportunidad más emocionante que se me ocurre es cuando pienso en cómo el metaverso puede actuar como espacio indicado para que los equipos distribuidos realicen su trabajo humano (en tanto se le preste suficiente atención a un diseño inteligente para el espacio).

Las acciones o las actividades del equipo, los talleres, las oportunidades de aprendizaje, las funciones para compartir contenido, las risas y las conversaciones profundas, todo aquello que genere un vínculo más unido en el equipo y fortalezca a sus integrantes tendrá un mejor lugar. Lo único que tienen que hacer las personas es colocarse un visor, tal como lo harían para la mayoría de sus otras reuniones en el metaverso, y se encontrarán en el medio de una acción en equipo y un espacio que se sentirá mucho más propenso para la colaboración que una videollamada.

“Con un poco de suerte, el metaverso podría convertirse en el futuro del trabajo abierto, honesto y humano que necesitamos.”

Dicho trabajo humano podría evolucionar de las palabras a las acciones. Lo más probable es que, además de la teoría, incluya una combinación de los dos aspectos e incorpore un elemento práctico (solucionar rompecabezas, crear algo de forma colectiva o interactuar en una tarea definida para fortalecer la dinámica de equipo). De esta manera, facilitará las conductas que los equipos de trabajo necesitan para mantener un alto rendimiento.

Si consiguiéramos implementar este aspecto de forma correcta y pudiéramos construir alrededor de este, el metaverso podría ser el lugar ideal para formar equipos, es decir, la capacidad para crear un equipo pensado para un fin específico que tenga suficiente sentido de pertenencia a fin de que sus integrantes puedan conectarse y realizar tareas complejas.

Los nuevos equipos podrían formarse al costado de la carretera en un accidente de tránsito de forma remota para ofrecer atención especializada directa o asesoramiento. Los equipos de estrategas podrían organizar una reunión convocada para un fin específico y asistir en el proceso de toma de decisiones. Los equipos de tecnología de distintos departamentos o diferentes empresas podrían impulsar una nueva era de software de código abierto y hackatones. Lo que imagines, las posibilidades para formar equipos en el metaverso son realmente infinitas.

Incluso antes de que veamos la llegada de situaciones dignas de la ciencia ficción, hay efectos que podemos ver de forma inmediata en el metaverso. La misma capacidad mejorada para conectarse será el motor que impulsará aún más experimentos, y se podrán realizar más prácticas grupales. La programación en pareja, los DOJO, las hackatones, las retrospectivas y las reuniones de pie podrían adquirir una cualidad más práctica e interactiva.

Por mi parte, estoy muy emocionada. Puedo verlo. Está aquí, es brillante y resulta prometedor. Con un poco de suerte, podría convertirse en el futuro del trabajo abierto, honesto y humano que necesitamos. Quién dice, el metaverso bien podría ser el lugar donde perdamos la mayoría de nuestra deuda humana.

Seguir leyendo:

Sigamos en contacto

Recibe las noticias y estadísticas más recientes desde la primera línea laboral.

Al enviar este formulario, aceptas recibir comunicaciones electrónicas de Facebook sobre marketing, incluidos eventos, noticias, notificaciones y correos promocionales. Puedes retirar tu consentimiento y cancelar la suscripción a estos mensajes cuando quieras. Asimismo, reconoces que leíste y aceptas las Condiciones de privacidad de Workplace.

Temas relacionados

Haz un recorrido por la oficina infinita

¿Te resultó útil este artículo?
Gracias por tus comentarios

Temas relacionados

Haz un recorrido por la oficina infinita


Publicaciones recientes

El futuro del trabajo | 11 minutos de lectura

El futuro del trabajo

¿Cómo es el trabajo en el metaverso? ¿El trabajo híbrido llegó para quedarse? A pesar de que nunca se puede tener seguridad al 100% de lo que va a ocurrir, al menos puedes preparar a tu organización para el futuro.

El futuro del trabajo | 12 minutos de lectura

Trabajo híbrido: Te damos la bienvenida a una nueva forma de trabajar

¿Quieres que el personal vuelva a la oficina o puede seguir trabajando desde casa? ¿Crees que se podría adoptar un modelo que combine ambos métodos de trabajo? El trabajo híbrido podría ser la mejor opción para el futuro de tu organización.

El futuro del trabajo | 6 minutos de lectura

¿Cómo trabajaremos en el metaverso?

Desde la colaboración entre equipos hasta la cultura de la empresa, detallamos cinco formas en las que el metaverso y la realidad virtual transformarán el futuro del trabajo y los negocios.