Renuncia silenciosa: qué es y cómo prevenirla

"Renuncia silenciosa" es una de las frases de moda del 2022. Pero ¿por qué es tan preocupante para las organizaciones y qué pueden hacer los empleadores para cortarla de raíz?

CULTURA | 7 MINUTOS DE LECTURA
Quiet Quitting - Workplace from Meta

Trabajar hasta tarde, revisar los correos electrónicos fuera del horario de trabajo y ofrecerse voluntariamente para organizar actividades extracurriculares fueron, desde siempre, la norma en el lugar de trabajo. Pero esa mentalidad está cambiando. El personal está empezando a rechazar la cultura de estar permanentemente trabajando, está marcando límites al respecto y está publicándolo en medios sociales.

En este artículo, te ayudaremos a entender las razones detrás de este fenómeno en aumento y te brindaremos consejos prácticos para prevenirlo.

¿Qué es la renuncia silenciosa?

¿Qué es la renuncia silenciosa?

A pesar de su nombre, la renuncia silenciosa, en realidad, no supone dejar un trabajo. Significa hacer lo justo y necesario para mantenerlo. En otras palabras, desempeñar únicamente las tareas laborales que tienes la obligación contractual de realizar y "renunciar" a cualquier actividad extra. El personal se presenta a trabajar, pero nunca se desvive por hacer más de lo que está estrictamente obligado a hacer. Se asemeja a una especie de "trabajo a desgano" informal.

La renuncia silenciosa es una forma de desentendimiento del personal y puede manifestarse de diferentes maneras, entre las que se incluyen las siguientes:

  • Marcar tarjeta a la hora exacta de salida todos los días

  • Rehusarte a responder mensajes laborales fuera de tu horario de trabajo

  • Rechazar proyectos que no forman parte de la descripción del empleo

  • No ofrecerte voluntariamente para realizar tareas

  • Aceptar únicamente tareas fáciles de hacer

  • Sentir un menor apego emocional por tu trabajo

  • Mostrarte reticente a esforzarte más de la cuenta en las tareas

La renuncia silenciosa puede interpretarse como un efecto secundario de otra tendencia pospandemia, la Gran Dimisión, en la que las personas que decidían abandonar efectivamente sus trabajos enviaban el mensaje fuerte y claro de que no se sentían valoradas y renunciaban sin más para buscar oportunidades en nuevos rumbos. Por su parte, las personas que optan por la renuncia silenciosa se distancian mentalmente de sus organizaciones actuales y reducen de manera discreta sus niveles de esfuerzo laboral en un momento en que los índices de productividad generan gran preocupación. Al igual que los asesinos silenciosos, pueden ser más letales que quienes renuncian efectivamente a sus trabajos, ya que van socavando inadvertidamente la rentabilidad de las empresas.

Descubre cómo los líderes globales de RR. HH. crean la cultura de la empresa

Descarga estos seis consejos de especialistas para descubrir cómo se vinculan el compromiso del personal y la cultura de la empresa.

¿Qué tan extendida está la renuncia silenciosa?

¿Qué tan extendida está la renuncia silenciosa?

La renuncia silenciosa gana terreno como una forma de lidiar con el estrés y el agotamiento ocasionados por las largas jornadas laborales y la imposibilidad real de "desenchufarse" del trabajo. Según una encuesta de Gallup, las personas que ponen en práctica la renuncia silenciosa conforman al menos el 50% de la fuerza laboral de los EE. UU. Si bien, desde la pandemia, todas las generaciones se replantearon el equilibrio entre trabajo y vida personal, son los representantes de la generación Z quienes están a la cabeza de esta tendencia a reconsiderar sus elecciones profesionales: el 82% afirma que hacer lo mínimo indispensable para conservar su trabajo es una opción "muy atractiva o extremadamente atractiva".

Este mantra se pone de manifiesto en algunos de los miles de comentarios que se publican online con el hashtag #renunciasilenciosa. Por ejemplo: "Hago apenas lo suficiente para que no me echen o aperciban"; "Cambié mi lema de trabajo a 'esfuérzate por ser mediocre'"; y "Si quieres que me ponga la camiseta, págame para convencerme".

A nivel mundial, Europa tiene el menor porcentaje regional de empleados comprometidos. En el Reino Unido, apenas el 9% de los trabajadores se sienten comprometidos o entusiasmados con sus trabajos, lo que lo ubica en el puesto 33 de 38 países europeos, de acuerdo con el informe internacional sobre lugares de trabajo de Gallup de 2022. Esto debería encender las alarmas y dejar en claro que la renuncia silenciosa es un fenómeno que los empleadores deben tomarse muy en serio.

Lo que más valoran los trabajadores de la generación Z de menos de 25 años son la flexibilidad y el trabajo significativo. Sin embargo, desde la pandemia, se produjo una disminución en el número de los trabajadores más jóvenes que sienten que se preocupan por ellos y que el trabajo les ofrece oportunidades de desarrollo. Esto pone de relieve la importancia de asegurarse de que los directivos estén debidamente capacitados en formas de dar respuesta a las necesidades de los talentos incipientes.

Los efectos de la renuncia silenciosa

Los efectos de la renuncia silenciosa

A simple vista, la renuncia silenciosa puede no parecer un gran problema. Después de todo, el personal no deja de cumplir con sus tareas más importantes. No obstante, una fuerza laboral que está dispuesta a esforzarse al máximo les brinda a muchas empresas una ventaja competitiva.

Una fuerza laboral que no se compromete afecta la rentabilidad. Estudios demuestran que algunas organizaciones están sufriendo pérdidas financieras equivalentes al 20% del salario anual de los empleados que implementan la renuncia silenciosa, mientras que el costo anual para la economía británica en su conjunto asciende a 340.000.000 GBP.

Una de las consecuencias más evidentes de la renuncia silenciosa es la reducción de la productividad. Si bien el personal hace la pantomima, es muy probable que no contribuya a la cultura de la oficina ni participe de las iniciativas colaborativas, el intercambio de ideas o las reuniones.

Quienes renuncian silenciosamente tienden a ser personas que alguna vez fueron empleados entusiastas, pero que, con el tiempo, comenzaron a sentirse sobrecargados de trabajo, menospreciados o desilusionados. La moral baja hace que ya no sientan el espíritu de equipo que solían sentir. Esto puede generar conflictos con el resto del personal y redundar en un entorno de trabajo tóxico.

La Gran Dimisión y la escasez de talentos en el mercado laboral tampoco ayudan. Cuando un empleado se va, es posible que la empresa obligue a los demás miembros del equipo a hacerse cargo de las tareas que solían corresponder a esta persona hasta tanto se consiga un reemplazo, en lugar de asignar el volumen de trabajo excedente a un gerente. Los altos índices de rotación o las esperas prologadas para capacitar a los nuevos empleados pueden generar agotamiento y frustración en el personal.

¿Por qué el personal opta por una renuncia silenciosa?

¿Por qué el personal opta por una renuncia silenciosa?

Si bien el concepto de "trabajar para vivir" en lugar de "vivir para trabajar" no es nuevo, definitivamente se exacerbó con la pandemia. Pasar los confinamientos en casa hizo que muchas personas se replantearan el impacto de los traslados diarios, de las horas destinadas al trabajo y de la falta de tiempo personal. Entre los motivos de la renuncia silenciosa, se incluyen los siguientes:

Empresas que operan en situaciones de crisis

En los últimos años, el mundo atravesó una crisis tras otra, con el brote de COVID-19, la guerra en Ucrania y la permanente inestabilidad económica. Todos estos acontecimientos globales tuvieron enormes repercusiones en las empresas y afectaron la estabilidad y la salud mental de todo el mundo. Trabajar en entornos donde el estrés es una constante puede pasarle factura incluso al más positivo de los empleados.

Liderazgo y gestión deficientes

Hay más probabilidades de que los miembros del equipo se desliguen mentalmente si sienten que la dirección no tiene en cuenta sus intereses o no mantiene una comunicación eficaz. Suele ocurrir que los empleados plantean sus inquietudes y sienten que sus superiores no les brindan una respuesta adecuada.

Cuando las personas tienen la impresión de que sus líderes no les brindan la contención que necesitan, lo compensan poniendo barreras.

Mayor seguridad laboral

Desde la pandemia, gracias a la escasez de talentos y a los altos costos que supone un proceso de contratación, el poder pasó a manos de los empleados. Los trabajadores ya no se sienten agradecidos por el solo hecho de tener un trabajo, sino que quieren que sus trabajos tengan un sentido y están preparados para plantear mayores exigencias a fin de lograrlo. Si las empresas no satisfacen estas demandas, es posible que se muestren menos predispuestos a esforzarse por hacer un trabajo extra.

Personal que se replantea la importancia del trabajo tras la pandemia de COVID-19

La pandemia hizo que muchas más personas se pusieran a reflexionar sobre sus elecciones profesionales, el trato que reciben en el trabajo y las cosas que realmente importan. Después de todo, al examinar nuestras vidas en retrospectiva, muy pocos desearíamos haber pasado más tiempo en la oficina. Durante la pandemia, realmente pudimos dimensionar ese mensaje: que definitivamente el trabajo no lo es todo. Las empresas que no promueven un equilibrio saludable entre trabajo y vida personal no son una opción atractiva.

Empleados que sienten que los menosprecian y no les brindan el reconocimiento que se merecen

A la mayoría de los empleados, les gusta hacer un esfuerzo adicional de vez en cuando. Sin embargo, cuando esta predisposición se da por sentada y se convierte en la norma, los ánimos pueden verse afectados.

No es muy probable que las personas estén dispuestas a dar todo de sí cuando no se sienten valoradas, apreciadas y comprometidas con el trabajo. Los salarios bajos, la falta de proyección laboral y el hecho de sentir que no se lo respeta son apenas algunas de las razones por las que el personal se desentiende de su trabajo.

Cómo prevenir la renuncia silenciosa

Cómo prevenir la renuncia silenciosa

La rebelión de la renuncia silenciosa es preocupante para las organizaciones porque da cuenta de una desconexión cada vez mayor entre empleadores y empleados. A continuación, describimos algunas posibles medidas que las empresas pueden tomar para impedir la renuncia silenciosa e inspirar a las personas a dar lo mejor de sí en todo momento.

Controla el volumen de trabajo

La sobrecarga de trabajo es uno de los principales factores de ansiedad y agotamiento. Si le pides al personal que asuma tareas adicionales, asegúrate de que sea un acuerdo a corto plazo o de recompensar sus esfuerzos con un ascenso.

Es aconsejable orientar a los miembros del personal con menos experiencia acerca de cómo priorizar sus tareas pendientes de modo tal que no se sientan desbordados. Un dato que preocupa es que menos de 4 de cada 10 empleados jóvenes que trabajan con una modalidad remota o híbrida saben qué se espera de ellos en el trabajo. Usa instrucciones claras, como clasificar las tareas según su prioridad (alta, intermedia o baja).

Esfuérzate por recomponer las relaciones

Cultivar una buena relación con tu equipo es fundamental, más aún ahora que muchas personas trabajan desde casa. La falta de comunicación puede generar preocupación y descontento, por lo que es recomendable mantener abiertas las vías de diálogo. Cuando los líderes se muestran como seres humanos más que como figuras de autoridad o entidades anónimas al otro lado de un teclado, aumentan las probabilidades de forjar relaciones más sólidas con su personal.

Curiosamente, un estudio de Harvard Business Review concluyó que, en los equipos de los directivos más eficaces, hay de tres a cuatro renuncias silenciosas menos que en los equipos de los líderes menos eficaces.

Reconoce y recompensa a las personas por su esfuerzo

Todo el mundo quiere sentirse valorado. Una forma de lograrlo es mantener la competitividad de los salarios en función de las tarifas del mercado y la calidad de vida. Pero también ten en cuenta que el reconocimiento puede materializarse de formas no monetarias, como elogios en público, beneficios y flexibilidad laboral.

Al reconocer y recompensar a los empleados por un trabajo sobresaliente, les estás demostrando que lo que hacen es importante. Además, los empleados que reciben un reconocimiento público por sus logros tienen menos probabilidades de pasar desapercibidos y poner en práctica la renuncia silenciosa.

Permite que las personas se expresen

Los miembros del equipo que sienten que su opinión no es tenida en cuenta pueden reaccionar con una desconexión emocional. Para evitarlo, escucha realmente al personal y valida sus sentimientos.

Programar conversaciones y reuniones regulares con el equipo, tanto online como en persona, es un buen punto de partida. Como líder, eres responsable de crear un entorno seguro donde el personal sienta que puede expresarse con confianza.

Mejora las iniciativas orientadas al bienestar

Cuando prestas más atención a la salud mental, física y emocional de las personas, serán menos proclives a tomar medidas por su cuenta para proteger su bienestar y a terminar distanciándose mentalmente del trabajo.

Algunos ejemplos de medidas positivas que puedes tomar incluyen la incorporación de capacitaciones en mindfulness, oportunidades de trabajo remoto al menos una vez por semana y apoyo en materia de gestión financiera.

Evita que se desdibujen los límites

El trabajo remoto y el trabajo híbrido pueden desdibujar los límites entre la vida laboral y la personal. A veces, la renuncia silenciosa es una reacción a una falta de respeto por los límites profesionales. Elabora una política donde se estipule que responder llamadas o correos electrónicos fuera del horario de trabajo es opcional, o fija un sistema de guardias. Permite que los empleados que trabajaron hasta tarde se vayan más temprano al día siguiente.

Mientras más proactiva sea tu actitud respecto de los derechos de los empleados a gozar de su tiempo personal, menores serán las probabilidades de que reaccionen tomando cartas en el asunto.

En resumen, la renuncia silenciosa es importante porque las características propias de este fenómeno son una sangría para la productividad, el crecimiento y la rentabilidad. Los trabajadores que no se esfuerzan no contribuyen tanto como podrían hacerlo. Pero también es un recordatorio de la importancia de mantener el equilibrio y de evitar el agotamiento, independientemente de la generación a la que pertenezcas.

Seguir leyendo

Temas relacionados

Descubre cómo los líderes globales de RR. HH. crean la cultura de la empresa

Descargar

Temas relacionados

Descubre las últimas novedades con respecto a los clientes y los socios en Workplace Newsroom.

Más información

Temas relacionados

¿Por qué la diversidad y la inclusión son importantes?

Más información
¿Te resultó útil este artículo?
Gracias por tus comentarios

Temas relacionados

¿Por qué la diversidad y la inclusión son importantes?

Más información

Publicaciones recientes

Cultura | 11 minutos de lectura

Cultura del lugar de trabajo: Cómo crear una cultura positiva y aumentar la productividad

La cultura del lugar de trabajo es aún más importante en un mundo de trabajo híbrido y remoto. Obtén información sobre qué implica la cultura del lugar de trabajo y cómo mejorarla.

Cultura | 8 minutos de lectura

¿Qué son los valores organizacionales y por qué son importantes?

Los valores de la organización pueden proporcionar orientación al personal y un motivo para creer a los clientes. Obtén información sobre cómo desarrollar y comunicar valores organizacionales.

Cultura | 8 minutos de lectura

Los cuatro tipos de cultura institucional: ¿cuál es el mejor para el negocio?

Tu identidad comercial es una combinación única de culturas institucionales. Aquí puedes ver cómo definirlas y sacar partido de sus fortalezas.